No corresponde decir que determinadas naciones destinan grandes sumas a la educación e investigación porque son ricas, sino a la inversa: son ricas porque dedicaron grandes sumas a la educación e investigación.

Bernardo A. Houssay

 Las naciones pobres invierten en educación (Gandi)

 La Universidad tiene por fin descubrir y propagar la verdad (…) El investigador es el único capaz de educar (…)

Bernardo A. Houssay

 Si un pueblo no tiene en una punta, sabios que investiguen sobre teoremas estrambóticos y conductas celulares básicas, acabará teniendo en la otra, deudas monstruosas, obreros sin trabajo, miseria e hijos exiliados…

Bernardo A. Houssay

Por allá por el 2001 o 2002, no recuerdo bien, en uno de los tantos Congresos Nacionales de Universidades se decidió para el grado, implantar modalidades alternativas de graduación a la hasta entonces única, la tesis. ¿Por qué? Porque existía una gran masa de egresados (Cerca de 50.000 fide Zambrana 1999) que no podían titularse, justamente porque no podían hacer sus tesis… El síntoma… ¿El síntoma de qué enfermedad? De lo que tratamos en notas anteriores: Ningún docente puede transversalizar los conocimientos, las habilidades, las destrezas, las actitudes que no posee. ¿A qué me refiero? A ese 87 % (Fide Bravo y col. 2003) de docentes de las asignaturas Metodología de la Investigación, Taller de Tesis etc. que jamás hicieron una investigación… La enfermedad… Aquel síntoma intentaron solucionarlo con las modalidades alternativas de graduación… Pero todo médico sabe muy bien que si no se combate la enfermedad, el síntoma reaparece y la enfermedad se agrava… Y es así que la enfermedad aparece luego agravada en los posgrados donde claramente se ve, nuevamente, la imposibilidad de los estudiantes para hacer sus tesis o peor aún, ni siquiera un proyecto (cfc Richard 2010a, 2010b). ¿La solución encontrada a la enfermedad agravada? Nuevamente combatir el síntoma, no la enfermedad. ¿Cómo? Con nuevos modelos de tesis que desde ningún punto de vista (Epistemológico) son tales, pero que son legalizados con reglamentos ad hoc (cfc Richard 2010b)… Tesis que a lo mejor se aproximan al estatus de monografía, pero ni remotamente se acercan a lo que epistemo y lógicamente deberían ser… Pero bueno, permiten salir del paso a los miles de egresados de maestrías y doctorados que no pueden titularse… Sin embargo, aún quedan posgrados que piden tesis genuinas y ello plantea un obstáculo para los que quieren el título, el cartoncito, el título nobiliario de Magíster y/o Doctor… sin todo lo que ello implica… Para ellos existen las modalidades non sanctas de graduación ¿Cuáles? Las que permiten, más allá de todo principio ético y moral, literalmente comprar dicho título, comprando, ni más ni menos que la tesis… Y es así que desde el 2001 en adelante comenzaron a proliferar en Bolivia consultoras que hacen las tesis refritando otras tesis o incluso inventándolas para los que “necesitan” el dichoso título nobiliario… Es así que hoy podemos ver avisos clasificados en los diferentes periódicos con total impunidad, de “empresas” que hacen tesis e incluso particulares que venden sus tesis para ser recicladas y vueltas a presentar, así como carteles por doquier en la calle y en locales comerciales de otras “empresas” ó particulares que hacen incluso trabajos de investigación para universitarios que, sin ética, los necesitan para aprobar (Perdón, vencer) alguna asignatura…

En todo este proceso, de combatir el síntoma y no enfrentar la enfermedad, nos olvidamos del rol académico y social que juega la tesis. El rol académico es el de formar al estudiante de grado y posgrado en la investigación. La investigación se desarrolla, aprende y aprehende investigando. La práctica hace al investigador. La diferencia entre una institución de educación superior universitaria y no universitaria es precisamente la investigación (UNESCO 1999). Un estudiante universitario que no sabe hacer investigación, no es consecuentemente un universitario y poco y nada podrá desenvolverse en su vida profesional solucionando problemas (tesis) si no aprende y aprehende dicho ejercicio. Por otro lado, el objetivo de la tesis es, además del ejercicio antes citado, aportar conocimiento original en torno a una problemática concreta o no, entre otras cosas. Aporte que luego debe ser socializado a los pares primero (Comunicación científica y académica) y a los impares después (Extensión). A los pares se les comunica en eventos ad hoc y sobre todo publicando dicho aporte (Lo que no se publica NO existe) en revistas de la especialidad con los requisitos de tales (Indización, impacto, referatos de pares, etc.) y a los impares en publicaciones de extensión, periódicos etc. a fin de dar cumplimiento al compromiso ético y moral que dicho ejercicio (tesis) requiere para con la sociedad que nos sustenta… Lamentablemente, este tipo de razonamientos que hacen a la epistemología de la tesis, hoy no se imparten, como tampoco se imparte epistemología en la mayoría de los cursos de Metodología de la Investigación, Talleres de Tesis, etc. (Cfc Richard 2010a, 2010b). Como consecuencia de todo ello, hoy las tesis se han convertido en un mero trámite administrativo para alcanzar el tan ansiado título nobiliario y son demasiados pocos los estudiantes y peor aún, docentes, que saben para qué se hace una tesis y cuál es el rol académico y social de las mismas… Un país sale del subdesarrollo con investigación y una investigación que no se publica no existe. La falta del ejercicio de producir conocimiento original y publicarlo hace que hoy por hoy puedan existir entonces las modalidades non sanctas de tesis de posgrado. Al no estar publicado y socializado el conocimiento, este se desconoce y si se desconoce se puede reciclar y refritar tantas veces como se quiera, los hechos…

Ahora, hago la siguiente reflexión: Así como existe un amplio abanico de avisos clasificados en periódicos, en la calle, etc. ofertando servicios para hacer total o parcialmente tesis, venta de tesis etc. Usemos la empatía y pongámonos por un momento del lado de las personas e instituciones que desean contratar a un profesional idóneo a un cargo. Estas personas también leen el periódico y demás carteles de la calle, por tanto estas personas estarán convencidas de la cada vez más creciente poca validez que tienen los títulos de grado y posgrado, toda vez que para acceder a los mismos se puede impunemente comprar el título a través de la compra de la tesis. Tales personas, las que potencialmente les darán trabajo, creen entonces cada vez menos en la validez de los títulos y pedirán cada vez más lo que los afanosos coleccionistas de cartones no tienen, la experiencia demostrada, el saber hacer haciendo, investigación en los hechos… Entonces frente a este panorama, no es más fácil intentar, al menos, aprovechar el posgrado que pagaron aprendiendo y aprehendiendo y de paso practicar al menos un poco de ética y autoestima? ¿Quién contrataría a alguien que ostenta numerosos cartones, pero en los hechos no demuestra una coherencia entre lo que dice saber y lo que realmente sabe?

Lamentablemente en este proceso al cual hemos llegado, con el por demás lamentable silencio cómplice de las universidades, hay dos perjudicados principales: El estudiante que aún en el posgrado cree, perdón, está seguro, que un Doctorado se obtiene venciendo materias bajo la consabida modalidad de “materia vencida, materia olvidada”. Mismo que normalmente vence con una monografía o simplemente con asistencia y que lógicamente llega al título académico máximo sin saber investigar y todo lo que ello implica (Epistemológica y socialmente). Finalmente, supuesto, la sociedad que no avanza al no contar con ese conocimiento y por tanto no contar con las herramientas fruto de tales investigaciones… Todo ello deriva en que Bolivia siendo un país con el potencial de ser el más rico de Latinoamérica, está lleno de pobres, porque es demasiado difícil administrar un país que no se conoce y para conocerlo se necesita investigación genuina (Richard 2006). Obviamente publicada y socializada como corresponde. Lo que hoy vemos, lo que hoy vivimos en torno a este tema refleja una falta de compromiso con la Universidad como tal, con la sociedad y con el país y bien podemos catalogar este proceso como académicamente delincuencial…

Desde este modesto espacio, invito entonces a combatir la enfermedad, no el síntoma, a cambiar el perfil de los docentes de Metodología de la Investigación y Taller de Tesis por docentes que prediquen con el ejemplo, a retornar al ejercicio de la investigación genuina, a publicar y socializar los aportes producidos, a legitimar los posgrados (Cfc. Richard 2004, 2009). Porque los más importante de una Maestría y Doctorado es la tesis y esta debe ser un aporte original que beneficie al estudiante y a la sociedad en su conjunto. Mientras no nos concienticemos de ello, la mayoría de las tesis actuales, legales pero no legítimas, sólo producirán un desprestigio de las universidades, de sus titulados, de la sociedad y país en su conjunto, el mayor perjudicado…

Los invito…

Literatura citada

BRAVO, G. E., M. GARCIA, B. G. PINELL, E. MOLINA SANDOVAL, F. OMONTE V., C. PIMENTEL R., E. PRADO A., 2003. Diplomados en educación superior: Necesidad ó búsqueda de nuevos paradigmas?. MS presentado en el I Simposio Académico de la Fac. Técnica de la UMSA. 2003. 26 p + anexos.

RICHARD, E. 2004. Universidad, docencia, política y sociedad en Bolivia. Reflexiones en torno al perfil docente investigador universitario ideal para el tercer milenio, en Bolivia. Pp 3 – 41. En: Barral, R. (Ed.). 2004. Educadoras nuevas, educadores nuevos. Editorial Ayni Ruway. La Paz, Bolivia. 144 p. D.L. 4-1-1471-03, ISBN 99905-0-423-7.

https://www.researchgate.net/publication/235995806_Universidad_docencia_politica_y_sociedad_en_Bolivia_Reflexiones_entorno_al_perfil_docente_investigador_universitario_ideal_para_el_tercer_milenio_en_Bolivia?_sg=sdijO_7i12zhG19WG6ebqqacBbUjy__UAHIdJFFFQPnwWSzgZXWrQqVeVJXwBb6tPw49Lz1ODXS1vwO8e1r8OZJsT4DU6bvY3EtvQSQR.VgM5HB98BFewYQoLq6Iw1Ef3Tqdmxk9_oJ5aFutoZoVfAi0Yh96–Gghs0DBYJPqaxWJJICH3IqILwv1j1iJkw

RICHARD, E. 2006. Investigación científica y soberanía nacional: Reflexiones en torno a la problemática de la investigación científica y la soberanía nacional en Bolivia. Pp. 99 – 148. En: BARRAL ZEGARRA, R. y E. RICHARD (Eds). Educación y constituyente: Autonomías y soberanía. 148 p. Ed. Ayni Ruway. La Paz, Bolivia. ISBN 99905-0-040-5

https://www.researchgate.net/publication/235995788_Investigacion_cientifica_y_soberania_nacional_Reflexiones_en_torno_a_la_problematica_de_la_investigacion_cientifica_y_la_soberania_nacional_en_Bolivia?_sg=0BMUyZNMmC8XqHrjrOtzoiYgkBVvLqbiDVJk_AH58E50gUTYzUIAThLaxrBdEeYcY0XrDwcEYv8f-64qJ9Sb-kNmC7ygW4GfEiZpN9oD.ULxS41LOE1Y-rH1mQ11MkTT0bKjClpGPaxxTVeb1EsVmOSWw5VBAZmNDJAhExkNJgnHzWZ30dN0N0stu0u9npQ

RICHARD, E. 2018. La investigación científica y la praxis profesional en la universidad del siglo XXI: Panorama de Bolivia y Latinoamérica. Ensayo. Pp: 69-85. En: L. Vargas Espinoza, J. Tinto Arandes, M. Florez Guzman, E. Herrera de Alvarado, E. Gea Izquierdo (Comp.). Avances e Innovación en la Administración y Gerencia en Salud. CIDE Centro de Investigación y Desarrollo Ecuador. ISBN: 978-9942-759-59-7

https://www.researchgate.net/publication/323756047_La_investigacion_cientifica_y_la_praxis_profesional_en_la_universidad_del_siglo_XXI_Panorama_de_Bolivia_y_Latinoamerica_Ensayo?_sg=Xu2pj2P8hx0vvEz_2YCmNXEQJpvi3CT0xULMCW3cKlbcIQDO4jRJ-h08luIaZ9kq4t0idcYiGS8kRSxIu9Qu68syefmmecaE803MBavE.EoHtR4GKm4YyCIk2CGXPeEOi5VgVDSPbPEJgc9soKV7lf7hOlXDHE_TMjNGub8MjGy7iuYKWVWhcTVLevTVwHQ

RICHARD, E. 2010a. Reflexiones en torno a la tesis de postgrado. I. Forma, fondo, aporte o un simple trámite administrativo para conseguir un cartón?

RICHARD, E. 2010b. Reflexiones en torno a la tesis de postgrado. II. ¿Tesis legales? Sí. ¿Tesis legítimas? De ninguna manera….

UNESCO, 1999. Conferencia mundial sobre Educación Superior, 1998: La educación superior en el siglo XXI. CD ROM Interactivo. Ed. Unesco. Paris.

ZAMBRANA AVILA, G., 1999. La tesis, modelo para martirizar… Símbolo de una vergüenza académica. UMSA, Biblioteca de Medicina. 100 p.